Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
24 de mayo de 2017
 

En la Red


   

images/stories/topes/tope_paquesepais.jpg

Agrandar texto   Reducir texto   Reestablecer texto    
El 27 de enero nace en Cabimas el pintor Emerio Darío Lunar PDF Imprimir Correo

 

Javier Vílchez

 

El 27 de enero de 1940, en el Barrio Las Cabillas de Cabimas, nace el pintor Emerio Darío Lunar, cuya obra trascendió los caminos del Zulia, para erigirse como uno de los representantes más importantes de las Artes Plásticas de este estado.

 

El Historiador y Docente Universitario Carlos González Bogen, al resaltar la figura de Emerio Darío Lunar, refiere que “se trata de un personaje hecho de silencio, de una nostalgia espesa de la vida y de la muerte, estancado entre dos riberas, en su mundo de arte y de muerte, rodeado como cualquiera de sus personajes por un ámbito impenetrable y secreto, pintó durante algo más de dos décadas, una extensa y solidaria biografía, desde los bosques y las mitologías iniciales, hasta el regreso o más bien el recuerdo de su soledad ambigua y la salida final al campo raso de unos seres que eran por primera vez fantasía, pura invención de cuerpos que no existen porque el cuerpo del arte no existe”.

 

 Del mismo libro podemos extraer el hecho de que Emerio Darío Lunar, aprendió solo, dedicándose con pasión a la pintura y en poco tiempo. Los primeros testimonios del artista manifiestan aquel vivo interés por aprender, descubriendo que no era imprescindible el dominio académico  del medio para ser fiel a su poética, es así como en muchísimas conversaciones se le escuchó afirmar “Nunca fui a una escuela de arte porque no tuve oportunidad y quizás porque tampoco tuve interés”. Este pintor zuliano poseía una técnica muy particular: no usaba bocetos, pintaba sobre lienzos sin preparar, dibujaba a lápiz sobre la tela, trazando lo esencial de la composición que luego plasmaba con pintura industrial.

 

Marta Traba, crítica de arte, manifestó en alguna oportunidad que “el espacio, el color y el dibujo, trilogía sobre la cual se apoya el mérito personal de Lunar como gran artista, tiene siempre ese aspecto decantado de obra que sedimenta en la memoria, y también en ella se pule hasta alcanzar esa perfección desasida y casi glacial “.

 

 




^ Subir